• Gris Facebook Icono
  • Instagram - Gris Círculo
  • images

©2019. Narges Bazarjani. Todos los derechos reservados.

Narges es una arquitecta iraní, nacida en Teherán. Ejerció su profesión de arquitecta y urbanista en su país, al tiempo que desarrolló una carrera pictórica que expuso en Teherán y más tarde en Oslo y España.  Desde 2012 vive en Madrid, y después de hacer un máster en Proyectos Arquitectónicos Avanzados en la Universidad Politécnica de Madrid, en 2015, comenzó su tesis doctoral en la misma facultad.

En la actualidad Narges forma parte del grupo de investigación “Paisaje Cultural” del departamento del urbanismo de ETSAM, UPM.

El itinerario desde Teherán a Madrid le otorgó una visión amplia y universal del ser humano, en su esencia y en su relación con el contexto. Su encuentro con las nuevas realidades le ha dado una mirada distante y distinta hacia sus orígenes. Una visón que intenta desarrollar tanto en sus trabajos de investigación, como en su obra pictórica. Sus cuadros van en paralelo con los textos publicados en distintas revistas científicas.

Su campo de interés como investigadora consiste en estudiar el límite entre el cuerpo humano y el espacio urbano. En “el mundo líquido” en el que vivimos, las fronteras geográficas son incapaces, cada vez más, de controlar el espacio, y por ello vemos que, en distintas situaciones, estas fronteras se han trasladado al propio cuerpo. Es el caso de la mujer en la sociedad patriarcal. Como los métodos antiguos de reducir a la mujer al espacio privado ya no son aplicables, dichos límites se trasladan al propio cuerpo femenino para construir una imagen homogeneizada de la mujer. A través de esta homogeneización se evita formar seres libres y originales que resultarían anómalos, capaces de cambiar la línea impuesta por el poder patriarcal.

Los resultados de estas investigaciones gestan en ella la necesidad de expresarse artísticamente. Sus cuadros así lo reflejan. Cuerpos borrosos que cohabitan en el espacio urbano, intentando superar los limites y las mordazas, las calles que se hacen cicatrices en la carne, espejos que retuercen nuestra visión del mundo. Pudiera ser que su pintura sea un intento de liberar el cuerpo femenino respecto a la ciudad cuadriculadora en la que habita.